Calcule su capacidad de pago

Sobre los avales

La manera cooperativa de ayudarme y ayudar
a otras personas a obtener su préstamo.



Un aval es la persona física que garantiza el pago total o parcial de un adeudo, en caso de no realizarlo la persona principal obligada a ello.

Pueden ser avales todos los socios de Caja SMG, personas físicas o morales que por libre voluntad y que, teniendo capacidad económica para obligarse y tener bienes suficientes para responder a la obligación que garantizan, deseen hacerlo en favor de otro socio.

Para constituirse en aval de un socio, deberá proporcionar:
a) Identificación vigente (credencial de elector, pasaporte, cartilla militar, etc).
b) Comprobante de domicilio no mayor a 3 meses (recibo de CFE, Telmex, etc).
c) Comprobante de ingresos reciente (estado de cuenta, recibo de nómina, carta del ayuntamiento).

Dado que usted firmó junto con su avalado el pagaré de la deuda contraida y el titular de dicho préstamo no paga, será usted quien deberá hacerlo, en caso de que sean dos los avales, la obligación del pago recae en ambos.

Cuando un socio está incurriendo en falta de pago, se les avisa a sus avales de la situación. Es aconsejable que se acerque a su sucursal para pactar la forma de pago más conveniente para usted y para la cooperativa.

El que funge como aval debe estar consciente de que asume plenamente las responsabilidades y compromisos de la persona a la que esta avalando. Si ésta no paga, usted deberá pagar, por lo que debe ser muy cuidadoso a la hora de acceder a firmar de aval a una persona.

El dinero que se presta en una cooperativa financiera proviene del ahorro de todos los socios, es por ello que es necesario garantizar de alguna forma que ese dinero se pueda recuperar en caso de que el socio que lo pide prestado no pueda pagar. El aval es una forma de garantizar que la cooperativa pueda recuperar el dinero, otra forma de garantías son las propiedades hipotecarias o prendarias, como dejar una maquinaria o un auto en garantía. Normalmente éstas últimas se solicitan como garantías extras, a parte de los avales.

Se formaliza con la inserción de la firma en el pagaré, contrato o letra que soporte la existencia de un adeudo, según lo estipulado en el artículo 109 de la Ley General de Títulos y Operaciones de Crédito.
En esa misma ley pero en el artículo 114, se describe que “el avalista queda obligado solidariamente con aquel cuya firma ha garantizado”.

Si el deudor no paga la deuda y es el aval el que finalmente acaba pagando entonces todos los derechos de dicha deuda pasan al aval, es decir, que se convierte en el nuevo acreedor y puede exigir el pago de la deuda al deudor directamente ya sea por la vía extrajudicial o judicial, eso sí, tomando en cuenta de que, sea cual sea la vía, va a ser muy poco probable el hacer que pague.

Calcule su capacidad de pago

Tipos de préstamo










Tipos de préstamo